Las manos de los trabajadores, sujetas por la tradición